EuropaInternacionalNoticias

Reino Unido empezó a distribuir la vacuna de Oxford/AstraZeneca

En pleno rebrote de casos del coronavirus, el Reino Unido aprobó y comenzó a distribuir la vacuna desarrollada en conjunto por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca. En tanto, el primer ministro Boris Johnson evalúa la imposición de nuevas restricciones para detener el avance de la enfermedad.

Brian Pinker, de 82 años, fue la primera persona en ser vacunada con el compuesto desarrollado por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca, después de que la vacuna recibiese el visto bueno de los reguladores el pasado 30 de diciembre.

Este preparado, que se añade al programa de inmunización iniciado el 8 de diciembre con el de Pfizer/BioNTech, fue suministrado a Pinker por la enfermera Sam Foster en el hospital universitario Churchill de Oxford, antes de que medio millón de dosis sean suministradas esta semana a los grupos más vulnerables.

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, tuiteó este lunes que la vacunación con Oxford/AstraZeneca supone un “paso vital” en la lucha contra el coronavirus.

El Gobierno confía en acelerar las vacunaciones ante el inquietante aumento de los contagios, que las autoridades sanitarias relacionan con la nueva variante del coronavirus.

Según las últimas cifras oficiales, el Reino Unido registró el domingo otros 54.990 nuevos casos y otros 454 fallecimientos.

 Ante esta situación y hasta poder vacunar a las cerca de 24 millones de personas que están en los grupos más vulnerables, algo que llevará varios meses, el primer ministro, Boris Johnson, reconoció este lunes que habrá que tomar medidas “duras”.

Ante un eventual retraso en la entrega de nuevas dosis de Oxford/AstraZeneca, Johnson insistió en que el Reino Unido “tiene la capacidad” para vacunar a la población, pero que el problema está relacionado con el “suministro”.

“No es tanto un problema de fabricación, aunque eso es parte, sino que cada lote tiene que ser aprobado adecuadamente y la calidad controlada”, afirmó el primer ministro.

Esta vacuna es más fácil de almacenar ya que se puede mantener en una nevera normal, como la vacuna contra la gripe, mientras que la de Pfizer/BioNTech necesita conservarse en una temperatura de 70 grados centígrados bajo cero.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba