Estados UnidosÚltima Hora

El huracán Ida se debilita a tormenta tropical sobre Luisiana y Mississippi

El huracán Ida se degradó este lunes a tormenta tropical después de impactar el domingo el estado de Luisiana, en la costa del Golfo de México de Estados Unidos como un peligroso meteoro de categoría 4, que dejó grandes estragos en el área.

Sin embargo, el Centro Nacional de Huracanes de EE. UU. advirtió que Ida seguía siendo peligroso por la amenaza de inundaciones repentinas y marejadas a medida en que se adentraba en el sureste de los estados de Luisiana, Mississippi y Alabama.

A las 7:00 de la mañana, hora local, la tormenta se encontraba a unos 105 kilómetros de Jackson, Mississippi, con vientos máximos sostenidos de 75 kilómetros por hora y avanzaba con rumbo norte a una velocidad de traslación de 13 kilómetros por hora.

Los meteorólogos dijeron que la tormenta hará un giro el martes hacia el noreste convertida en depresión tropical a través del Valle de Tennessee.

El domingo, Ida interrumpió el servicio eléctrico en partes de Louisiana y Mississippi, dejando a más de un millón de personas en la oscuridad, incluida toda la ciudad de Nueva Orleans.

Se informó que hubo una muerte como resultado de la caída de un árbol sobre una vivienda. La tormenta tuvo vientos máximos sostenidos de 165 kilómetros por hora durante la noche.

El centro  de huracanes dijo que los residentes deben esperar fuertes lluvias a lo largo de la costa sureste de Luisiana y el noreste hasta el valle del Bajo Mississippi el lunes, con precipitaciones totales de 25 a 45 centímetros.

“Es probable que esto resulte en inundaciones repentinas e inundaciones urbanas potencialmente mortales e impactos significativos de inundaciones de ríos”, dijeron los meteorólogos.

El huracán Ida ha dejado destrucción a su paso por Estados Unidos.

Hace dieciséis años, el 29 de agosto de 2005, el huracán Katrina llegó a la costa de Luisiana como una tormenta de categoría 3. Katrina fue culpada de 1.800 muertes, rupturas de diques e inundaciones devastadoras en Nueva Orleans. El sistema de diques federales de la ciudad se ha mejorado desde entonces, y el gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, predijo que los diques se mantendrían.

Antes de la llegada de Ida, Edwards declaró el estado de emergencia y dijo que 5.000 soldados de la Guardia Nacional estaban esperando a lo largo de la costa para realizar esfuerzos de búsqueda y rescate. Además, 10.000 linieros estaban listos para responder a cortes eléctricos una vez que pasara la tormenta.

This image obtained from the National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) shows a satellite Star GOES-West Geocolor…This image obtained from the National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) shows a satellite Star GOES-West Geocolor…
¿Qué debemos saber de los huracanes y cómo prepararse para la temporada?
La Voz de América le explica cómo se forman los huracanes y cómo estar preparados antes su inminente presencia.

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, también declaró el estado de emergencia para los condados costeros y occidentales del estado.

El alcalde de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, ordenó evacuar a las personas que viven fuera del sistema de diques de protección de la ciudad. E instó a los que quedaban en la ciudad a que se refugiaran.

“Tan pronto como pase la tormenta, pondremos todo el poder del país detrás del rescate y la recuperación”, dijo el presidente Joe Biden después de una sesión informativa en la sede de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias en Washington.

El presidente dijo que había firmado declaraciones de emergencia para Louisiana y Mississippi y que se ha puesto en contacto con los gobernadores de esos dos estados y Alabama.

Los hospitales de la región de la Costa del Golfo ahora enfrentan un desastre natural mientras luchan con un aumento en los pacientes con COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, debido a la variante delta altamente contagiosa.

“COVID ciertamente ha agregado un desafío a esta tormenta”, dijo Mike Hulefeld, vicepresidente ejecutivo y director de operaciones de Ochsner Health.

Edwards dijo que unas 2.500 personas están siendo tratadas por COVID-19 en los hospitales del estado a medida que pasa el huracán.

Desde el comienzo de la pandemia, Luisiana ha tenido 679,796 casos confirmados de COVID-19 y 12,359 muertes, según el Centro de Recursos de Coronavirus de Johns Hopkins. Su rastreador de vacunas dice que solo el 41% de los casi 4,7 millones de habitantes del estado están vacunados.

“Una vez más nos encontramos lidiando con un desastre natural en medio de una pandemia”, dijo a la AP Jennifer Avegno, la principal funcionaria de salud de Nueva Orleans.

[Contiene información de Associated Press y Reuters]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Voz de America

Diario Digital se complace en ser un afiliado autorizado de La Voz de América. Contamos con el expreso permiso de esta agencia para diseminar y retransmitir los contenidos realizados por VOA. Diario Digital se complace en ser un afiliado autorizado de la Voz de América.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba